Cómo Lavar un Calientacamas: Guía Completa.

Cómo Lavar un Calientacamas: Guía Completa.

¿Sabías que los calientacamas son lavables? No todos, pero el calientacama Kendal sí lo es. Por eso te contamos paso a paso cómo puedes lavar tu calientacama Kendal.

 

 

Cuando llega el invierno (y el otoño), el calientacamas se transforma en nuestro mejor amigo.

 

Hasta que te das cuenta que lleva varios meses guardada en el fondo de un closet,  o que la has usado por un par de años ya, y que nunca nadie la ha lavado.

 

Limpiar una manta eléctrica puede parecer un desafío arriesgado debido al cableado que la recubre, aunque en realidad no es tan difícil. Puede llevar un poco de tiempo y atención pero el resultado final, un calientacama limpio, fresca y abrigada, lo vale.

 

Ya sea que el calientacamas sea un elemento básico en tu hogar desde siempre, o si estás considerando comprar una y estás preocupado por el proceso de limpieza, en esta guía te contamos todo lo que necesitas saber.

 

Asegúrate que tu calientacamas sea lavable

 

Una de las cosas más importantes es asegurarte que tu calientacama sea lavable. Lee las instrucciones y el manual de uso para estar completamente seguro.

 

El calientacamas de Kendal es lavable así que si ese es el que tienes, o el que estás pensando comprar, puedes estar seguro que se puede limpiar.

 

Desenchúfalo

 

Una vez que estás seguro que tu calientacama kendal se puede lavar apágala y desenchufala antes de empezar a lavarla. Además busca si puedes retirar el control. Si no puedes solo lavala a mano sin sumergir el control. Si puedes retirarlo, puedes lavarla en lavadora también.

 

Lavar a mano

 

Una vez que hayas verificado todo dos veces y que te hayas asegurado que está desenchufada, llena una tina con agua tibia. Quieres que esté lo suficientemente llena para que la manta pueda estar sumergida y moverse.

 

Agrega detergente suave para la ropa y muévelo hasta que esté jabonosa y espumosa. Finalmente sumerge la manta y déjala en remojo por 15 minutos.

 

Drena la tina y enjuaga con agua limpia. Aprieta muy suavemente para eliminar el exceso de agua pero no la escurras.

 

Lavar en lavadora

 

Si lavar a mano no es lo que más te gusta, puedes lavar tu calientacama Kendal en la lavadora con mucho cuidado.

 

Puedes meterla dentro de la lavadora y seleccionar un ciclo delicado o muy suave por 10 minutos. No quieres que se centrifugue.

 

Cómo secar un calientacamas

 

Aunque no lo creas, puedes secar un calientacamas en la secadora. Solo debes asegurarte de seleccionar una configuración de calor muy baja.

 

Idealmente evita las lavanderías comerciales ya que tienden a secar a muy alta temperatura lo que puede dañar el cableado de la manta.

 

Si decides secarla en la secadora, selecciona la temperatura más baja y un ciclo de 10 minutos. Así le eliminas el exceso de agua. Luego termina de secar en un colgador.

 

Una opción mucho más fácil y menos riesgosa es secarla directamente en un colgador.

 

Estira completamente el calientacama para secarlo. Cuélgala en un tendedero sin pinzas (para no presionar los cables) e idealmente a la sombra, o un lugar en el que no reciba sol de forma muy fuerte y directa.

 

Cosas importantes a tener en cuenta a la hora de lavar un calientacamas

 

Para poder lavarla de forma efectiva y sin accidentes es importante que tengas en cuenta un par de cosas.

 

  • No uses cloro y otros líquidos de limpieza abrasivos. Solo detergente suave y delicado de ropa.
  • No planches el calientacama.
  • Evita lavar en seco, ya que los solventes que usan para lavar sin agua pueden dañar el cableado.
  • No sumerjas nunca el control de la manta en agua.
  • Asegúrate que esté completamente seca antes de usarla de nuevo. Idealmente dale varios días para secar para asegurarte que no tenga ningún tipo de humedad.

 

Ahora que ya sabes cómo lavar tu calientacamas puedes disfrutar de una mantita cálida, limpia y fresca todo el invierno.